Matilde Landa, una “abogada” en las cárceles franquistas

El artículo que abre el blog “Yo fui presa de Franco”, tras un cierto parón veraniego, está dedicado a Matilde Landa, una de las mujeres que lucharon por mantener la dignidad -suya y de sus compañeras- en las cárceles franquistas.

Matilde era una mujer inteligente, fue condenada a muerte, el fiscal no solicitaba esta pena por haber matado, sino que era una acusación política por su participación en la organización Socorro Rojo. Matilde fue una de las figuras más importante que pasaron por las cárceles franquistas. Era licenciada e hija de un abogado y, al poco de entrar en prisión, se le ocurrió la idea de instalar una oficina para ayudar a las presas condenadas a muerte, ya que muchas, al ser analfabetas, desconocían el modo de defenderse o buscar avales.  El director accedió a que dispusiera de una celda a modo de oficina y le proporcionó una máquina de escribir. Cada vez que llegaba una condenada a muerte, Matilde hablaba con ella, le explicaba el caso, las razones por las que le habían condenado o cuáles eran las acusaciones. De esta manera, las mujeres e sentían apoyadas por alguien que entendía y las defendía; la adoraban. Era un trabajo apasionante que duró poco. Al comprobar el éxito de la oficina, Matilde fue trasladada a Palma de Mallorca.

Sin conocer bien las causas fue considerada una enemigo terrible, la trasladaron en avión a Palma. Nunca se había procedido de esta forma con reclusa alguna. Una vez en Mallorca intentaron un acercamiento, tenerla como a un igual, pero manteniendo las distancias. Matilde aceptó el juego, pero ese juego entre una reclusa y el régimen resultaba muy peligroso. Con los fascistas no existía término medio; o te ponías enfrente o a su lado. Matilde no quería ninguna de estas dos opciones, quería estar de igual a igual, pero no surtió el efecto que Matilde esperaba y terminó por morir en la cárcel.

Existe otra versión en la que se cuenta que mantuvo una estrecha relación con la presidenta de Acción Católica de Mallorca. Se hicieron amigas y ésta última intermedió para que dejaran hacer a Matilde en sus pretensiones, ya que le había tomado cariño.

A cambio, le propuso a Matilde que se bautizara, no lo estaba. El día anterior a que se produjera este acto, Matilde se tiró por la ventana. Esa es la versión que dijeron los fascistas, que se había tirado, pero nadie lo vio. Por tanto, cabe la posibilidad de que la hubiesen podido tirar. Nadie pudo asegurarlo, se trataba de una mujer equilibrada y era difícil que se trastornara, pero, en el último momento, quizás, prefirió la muerte a renunciar a sus principios por los que había luchado y estaba luchando durante toda su vida.

La familia Ramiro-Bretón

Este artículo está dedicado a una familia de Burgos; muy conocida en aquel momento en la ciudad. Se trata de la familia Ramiro-Bretón. Estas líneas quieren ser un profundo homenaje a un burgalés, a su mujer y a sus hijos; Todos ellos sufrieron los horrores del golpe militar. Residían en Burgos desde el año 1917. Tras los sucesos acaecidos ese año en España, se marcharon de Madrid, fijando la residencia en la ciudad castellana.

Él era muy mañoso y montó un pequeño taller dedicado al arreglo y componenda de calzado en los bajos de su domicilio, sito en la calle Avellanos. Al poco tiempo, dado su temperamento y su buen hacer, lo conocía toda la población y, aunque se llamaba Félix Ramiro, la mayoría del pueblo, quizás por su corta estatura, lo apodaba “zapaterín”. Su mujer era Cayetana Bretón Álvarez. El matrimonio tenía tres hijas y un hijo.

Se ganaban la vida honradamente, eran muy conocidos, no solo en el barrio, sino en círculos progresistas de la ciudad y entre muchos agricultores que llevaban a su taller los arreglos de sus calzados.

Era una familia muy apreciada y considerada, las gentes menos pudientes sabían que en aquella casa siempre tenían una taza de buen caldo o un pedazo de pan. Por otra parte, las mujeres que venían de los pueblos a vender sus productos agrícolas a la capital conocían que, si les quedaba mercancía sin vender, Cayetana se encargaba de colocarla, bien en su propia casa o entre conocidos.

Félix se consideraba un hombre de izquierdas y republicano, no lo negaba ni lo ocultaba, siempre mostraba una actitud crítica contra las injusticias y no tenía ningún reparo en denunciar aquello que consideraba injusto. Esta forma de actuar le produjo serios disgustos y más de un enfrentamiento con gentes de derechas. Nunca se lo perdonaron, nada más producirse el alzamiento, una de las primeras actuaciones de los militares rebeldes fue hacer prisioneros a todos los burgaleses considerados personas de ideología izquierdista o progresista.

El 20 de julio, Félix fue detenido y dos días después, sin celebrarse juicio, lo fusilaron.

Más información

Los mails de Paco y Ana

En las últimas semanas hemos recibido varios mails de familiares de las mujeres que aparecen en nuestro libro “Yo fui presa de Franco”. Nos dan las gracias por hacer visible la historia de su abuela, de su bisabuela, de su tío, de su padre. Sin embargo, somos nosotros los que estamos agradecidos, ya que nos reconforta saber que para lo que fue concebida la obra -ser un homenaje a las presas de Franco y que su memoria nunca se olvide- se está cumpliendo y son muchos los familiares que entre sus páginas tienen un reencuentro con sus seres queridos.

Voy a poner dos casos que nos han emocionado.

El primer mail que recibimos nos llegó desde Bélgica. Nos lo envió el biznieto de Teopista Barcena Alonso Linaje.

“Mi bisabuelo era Gregorio Gallaga Hormeachado (marido de Teopista), asesinado en los primeros días de la guerra civil, meramente por ser concejal de frente popular de Medina de Pomar. Desde entonces sigo intentando recopilar más datos sobre la historia de la familia, que son muy escasos como puede imaginar, hasta que un amigo me llame la atención sobre la publicación de su libro y el blog gestionado por su hijo.

Primero quería agradecerle por su trabajo y homenajear a estas mujeres que padecieron tanto de la guerra sin que su sufrimiento fue reconocido jamás. Teopista fue una de ella. La conocí muy poco ya que falleció cuando yo apenas tenía siete u ocho años, pero sólo me acuerdo de una mujer muy dulce y amable.

También le agradecería mucho si me pudiera ayudar a tener acceso a los documentos que utilizó para su relato sobre ella. Lo que tengo de mi lado es copia de su juzgado (por si le interesa y no lo tiene de su lado).

Muchas gracias de nuevo por su trabajo por la memoria, y disculpas por el castellano aproximativo.

Atentos saludos, Paco Gallaga”.

A este primer correo le han seguido otros; Hemos intercambiado documentación y, finalmente, le hemos enviado el libro. Tras recibirlo, Paco nos escribió lo siguiente:

Este email por agradecerle calurosamente, porque acaba de llegarme el libro prometido. He empezado la lectura esta mañana con mucha emoción, ya que me estoy dando cuenta de que se habla mucho de la historia de mi bisabuela Teopista y su marido Gregorio. 

Me aparte del libro solo para tener el tiempo de enviarles este email, y estoy convencido que volveré con un montón de preguntas y comentarios cuando lo acabe! 

Con todo mi agradecimiento así que los otros miembros de la familia con quienes no faltaré de compartir este pedazo de memoria de los Gallaga. 

Un abrazo, Paco”

Por supuesto mantendremos el contacto y desde España y desde Bélgica intentaremos mantener también viva la historia de la familia Gallaga.

Pocos días más tarde fue otro familiar quien se puso en contacto con nosotros. Fue Ana María Ortiz y nos dejó este cariñoso mensaje:

Mi abuela fue Landelina Moreno Ortiz. Mi abuelo Nicolás Ortiz del Valle . Mi padre Antonio Ortiz Moreno, Y mi tía Adela Ortiz Moreno. Todos ellos sufrieron cárcel. Y al sufrimiento de ello, tuvieron que padecer también la desaparición de todos sus bienes, solo quedando a salvo la casa vacía y las tierras. Y teniendo que sufrir el hecho de ser en su pueblo de los vencidos. 
Os doy las gracias por todo el trabajo otra vez, y me gustaría me dijerais donde me puedo hacer con vuestro libro”.

Esperamos muchos más, porque estos mensajes nos hacen que cobre todavía más sentido investigar,  buscar,  escribir, contar todo lo que ocurrió en ese periodo oscuro de la historia de España. Ha sido duro escribir “Yo fui presa de Franco”, pero solo por Paco y Ana ha merecido la pena.

Gracias

Gracias porque este blog ha superado en menos de cuatro meses de vida las 2.000 visitas y está a punto de alcanzar los 1.000 visitantes. Nuestro deseo era que este pequeño homenaje que hemos hecho a las mujeres en “Yo fui presa de Franco” fuese compartido por el mayor número de personas. Con ese fin elaboramos el blog y nuestras expectativas se están cumpliendo y, por tanto, estamos ampliando el reconocimiento a todas las mujeres que sufrieron el franquismo y estamos impidiendo que se olviden o que sus historias no se cuentan tal y como fueron.

Seguiremos escribiendo, compartiendo momentos, contando historias, acercando vidas, tanto de las mujeres protagonistas de “Yo fui presa de Franco”, como de todas aquellas personas que tengan algo que contarnos y siempre con un objetivo; Hacemos memoria para que lo peor de nuestra historia nunca se repita.

Gracias

Merece la pena

Hoy me siento especialmente feliz por poder compartir en mi blog este dibujo.

Lo ha hecho el hijo de un amigo mío. Se llama Gonzalo, tiene 16 años y una discapacidad. Hace un par de semanas hablando con su padre le comenté la posibilidad de que Gonzalo dibujase algo relacionado con la Memoria Histórica. La tarea no era fácil, ya que me consta que explicar este tema a un niño con rasgos autistas es muy complicado. Pero a Gonzalo le apasiona dibujar y sólo con ver el resultado os podéis dar cuenta de ello. Nos tiene a todos asombrados por cómo ha sido capaz de plasmar en estos soldados lo que puede representar la Memoria Histórica. El dibujo es tan especial como él.

Sus padres hace un año iniciaron un proyecto para darle visibilidad a él y a su maravilloso mundo de la pintura. Si queréis conocer el proyecto y saber algo más de Gonzalo, podéis entrar en la  web y en el blog que escribe su padre www.gonzalobanon.com.  También podéis seguirle a través de las redes sociales. Es lo único que quieren sus padres, darle a conocer.

Sin lugar a dudas, merece la pena. Gracias Gonzalo.

Gracias

Desde este blog nos gustaría dar las gracias al Instituto Castellano y Leonés de la Lengua por dedicar en el boletín de diciembre una página a nuestro libro “Yo fui presa de Franco”. La reseña está hecha con mucho cariño y en la misma queda reflejado el espíritu de la obra. También hay pinceladas sobre el día de la presentación en el Palacio de la isla de Burgos, donde los autores estuvimos acompañados por el vicerrector de Estudiantes y Extensión Universitaria de la Universidad de Burgos, René Jesús Payo. A él también le queremos agradecer su presencia y el entusiasmo mostrado en la presentación, junto con el rigor a la hora de hablar de “Yo fui presa de Franco”.

Compartimos el enlace del boletín del Ilcyl.

http://www.ilcyl.com/boletin/