Otro de los episodios crueles que produjo la Guerra Civil está relacionado con una familia del bando perdedor, la familia Martínez Palacios. Circunstancias de la vida hicieron que mis padres tuvieran que cambiar de domicilio y del barrio de San Pedro Cardeña  nos fuéramos a vivir al barrio de Los Vadillos. En esos tiempos los chicos hacíamos la vida prácticamente en la calle, apenas existían coches y disponíamos de espacio suficiente para jugar. La causalidad o el destino me llevó a trabar una buena amistad con Julito, un año mayor que yo, pero en esos tiempos apenas existía diferencia en cuanto a estatura, corpulencia; éramos muy parecidos.

En esta relación de chavales me llamó la atención que Julito sí subía a mi casa, pero yo nunca entraba en la suya. Cuando iba a buscarle, salía su madre, una mujer que me parecía mayor, con el pelo blanco, vestida de negro, calzando zapatillas del mismo color y que apenas me dirigía la palabra. Nunca me invitaba a pasar, esperaba pacientemente en la puerta a que saliera Julito. A esta mujer en las tiendas, en las conversaciones del barrio, siempre le llamaban doña Mercedes. Me extrañaba tal tratamiento porque a mi madre, por cierto del mismo nombre, nunca le otorgaban este tratamiento.

También me llamaba la atención que Julito nunca nombrara a su padre. Pregunté a mis padres si sabían algo de la familia de mi amigo, solo obtuve silencio y evasivas a mis preguntas infantiles. Nos hicimos mayores, yo salí a estudiar y Julito se puso a trabajar de dependiente en una droguería de la Plaza Mayor en Burgos. En su casa necesitaban el dinero. Nos distanciamos, pero seguimos manteniendo una buena amistad. Cuando venía de vacaciones me pasaba a charlar un rato con él. Uno de esos días me invitó a su casa, me extrañé, nunca hasta ese momento lo había hecho. Me pasó a un cuarto, con escasa luz, con las persianas entornadas, observe en un lado de la habitación un piano reluciente, una mesa de escritorio donde se podía ver una pluma estilográfica y una pipa de marfil, un armario con las puertas de cristal. Julito abrió el armario y sacó una de carpeta de cartón, desató cuidadosamente los lazos que la cerraban y me dijo. “Este era el despacho de mi tío Antonio José, un músico de fama mundial, director del Orfeón Burgalés; un artista y compositor muy querido y apreciado por todo el mundo. En esas carpetas se encuentra su obra musical”.

Aún recuerdo su olor a papel antiguo y las notas musicales sobre el papel y que no entendía. Aquel cuarto me impactó, algo sublime flotaba en el ambiente, todo estaba limpio, inmaculado, parecía que nadie había entrado en este aposento en años. Entonces le pregunté sobre dónde se encontraba tu tío, e, instintivamente, le pregunté también por su padre. Julito me miró incrédulo, “¿de verdad que no lo sabes? Están muertos, fueron fusilados en el año 1936”, me respondió.

Ahora entendía los silencios y las evasivas de mis padres, nadie en esa época se atrevía hablar de lo sucedido a un buen número de personas, en un principio fueron encarceladas y, posteriormente, sin ningún juicio, las asesinaron vilmente.

No me resigne con las palabras de Julito y decidí investigar por mi cuenta lo que les había sucedido a su padre y a su tío. Antonio José fue detenido en su propio domicilio por falangistas el 6 de agosto, por orden del gobernador civil, el general Dávila. Estuvo detenido durante 40 días en el penal. Durante este tiempo escribió varias cartas a su amiga Consuelo Mediavilla; en las mismas se quejaba de que nadie le diese una respuesta de porque lo habían detenido. Unos días antes de ser fusilado recibió una carta anónima firmada bajo el seudónimo Un Legionario de España. Entre líneas se podía leer una velada amenaza “porque la verdad, después de haber perdido España, a Benavente, los Quintero, Muñoz Seca, Ricardo Zamora y Gómez Ulla, hombres de fama mundial en sus especialidades respectivas, un musiquillo más o menos no importa mucho a un nuevo país que está forjando, sobre todo cuanto Ud. es de las tenebrosas y canallescas filas judío –marxista” .

Era más que una amenaza, era el preámbulo de una muerte anunciada. Ante esta misiva, varias personas amigas de Antonio José, de reconocida vinculación con la derecha conservadora, intercedieron ante el jefe local de Falange y alcalde de Burgos, Martínez Mata; y ante el general Dávila, que había cesado del cargo de gobernador y ostentaba el mando del ejército del norte y miembro de la Junta de Defensa Nacional. Sin embargo, no quisieron interceder en su favor. El  6 de octubre, junto con otros burgaleses, fue fusilado y enterrado en una fosa común en el monte de Estepar (Burgos).

Julio Martínez Palacios, padre de Julito, era maestro nacional destinado en el pueblo burgalés de Pradoluengo. Es detenido un día después, el 7 de agosto. Un grupo de falangistas se personaron en el Diario de Burgos, donde Julio se encontraba, ya que colaboraba, en los periodos veraniegos, escribiendo artículos. Lo trasladaron al penal por orden del gobernador civil. El 12 de octubre, junto con otros 24 reclusos, acabaron con sus vidas, fusilados en algún paraje desconocido y enterrados en una fosa común.

En las famosas y tristes sacas perecieron miles de personas. Así se cumplían las instrucciones del general Mola a un grupo de alcaldes con los que se había reunido en Pamplona el 19 de julio. “Es necesario propagar una atmósfera de terror. Tenemos que crear una impresión de dominación. Cualquiera que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado”.

Foto: LasMerindadesEnLaMemoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s