El tiempo tardará en olvidar la transcendencia que existió entre los contendientes de la Guerra Civil. Algunos estudiosos fechan en 100 años el tiempo que transcurrirá para olvidar lo que sucedió. Han desaparecido los protagonistas, pero siempre existirá un nieto, un hijo, un familiar, un estudioso que recordará algún suceso de los muchos que  tuvieron lugar durante los tres años que duró la contienda y los más de 20 de represión dura y contumaz propiciada por el régimen franquista. En esta clase de guerras la violencia fuera de los frentes, en muchas ocasiones se debió a venganzas, envidias y rencores. Los episodios que relato serán despiadados. Recordar para no repetir, en eso consiste lo que hemos llamado memoria histórica.

Los relatos de este comentario se refieren a familias que sufrieron en sus carnes lo despiadado de una contienda civil, no solamente lo sufrieron en el bando perdedor, también en el ganador, y, en ocasiones, familias que nada tuvieron que ver en la contienda.

El día que cumplí 12 años se presentó en casa el señor Heliodoro, lo normal era que nosotros fuéramos a la suya. Era todo un personaje, propietario de la fábrica de galletas conocida como Galletas Arconada. Me sorprendió que me regalara un cinturón de cuero con una enorme hebilla con el yugo y las flechas grabadas. Me lo entrego y me dijo, este es el cinturón que mi hijo llevaba el día que lo mataron y quisiera que tú, como su ahijado lo guardes. Entonces ni siquiera conocía que el señor Heliodoro tuviera un hijo y además fuera mi padrino de bautismo, nunca nadie me lo había dicho. Pregunté a mis padres y me contaron la historia. Don Heliodoro tenía un único hijo en quien tenía depositadas sus esperanzas para que continuara con el negocio; quería que estudiara comercio. Sorprendentemente el 19 de julio de 1936 le dijo a su padre que se había enrolado en una sección de Falange y se marchaba al día siguiente a combatir al enemigo de la religión y de los principios seculares al frente de Somosierra. Aquella decisión fue un mazazo para la familia que no entendía como un muchacho de 17 años podía dejar a su familia, rechazar su vida e irse a combatir. Nunca tuvieron noticias de que estuviera adoctrinado hasta ese punto.

Todo sucedió muy rápido, a los tres días de su partida, una persona fue a la fábrica y le comunicó que su hijo había muerto como un héroe. Don Heliodoro nunca entendió que perteneciera a Falange, fuese adoctrinado de tal manera y participase en una guerra que no comprendía. Nunca se recuperó de la pérdida de su único hijo.

FOTO: lagraneepoca.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s