Arantxa Carceller, periodista de la revista sociocultural valenciana “Los ojos de Hipatia”, ha entrevistado a los autores de “Yo fui presa de Franco”. Aprovechamos el blog para compartir las reflexiones y dar las gracias a la publicación por difundir nuestro libro.

Desde la siempre atenta mirada de Hipatia, y en nuestro empeño por desvelar episodios de nuestra historia más reciente, nos acercamos al libro Yo fui presa de Franco (Letras de Autor) escrito por Fernando Cardero Elso y Fernando Cardero Azofra.  A través de este libro sus autores ofrecen un relato de la historia de las mujeres burgalesas que fueron detenidas y encarceladas en la prisión provincial de Burgos, actual Teatro Clunia, durante la Guerra Civil.

Entre en la ficción y la historia, el lector conocerá las vivencias personales en la cárcel de una de las presas, voz que nos adentrará en la vida del resto de sus compañeras. La historia arranca el 8 de diciembre de 1931 año en la que las Cortes españolas la nueva constitución republicana, la cual, aprobaba también el derecho de voto de la mujer. Hasta 178 nombres y expedientes de mujeres retenidas en la cárcel de Burgos se darán a conocer gracias a este libro escrito por padre e hijo.

No es la primera vez que padre e hijo se embarcan en la aventura de escribir a cuatro manos con el fin de rescatar episodios de la historia de Burgos. “El escribir a cuatro manos lo llevamos haciendo con los cinco libros que hemos escrito conjuntamente y puedo asegurar que no nos causó ninguna dificultad, más bien, nos sirvió para conocernos mejor y esto siempre es agradable. Los otros libros, quizá, fue más fácil, se trataba de narrar hechos sucedidos en ciertas épocas, como los escritos en relación a los Alcaldes del Ayuntamiento de Burgos durante la mitad del siglo pasado. Otros dos, se refieren a hechos ocurridos en dos prisiones donde narramos la biografía, la vida, la condena, los sufrimientos, las penurias, las sentencias, las sacas de inocentes para ser fusilados. No nos resultó difícil escribir sobre los expedientes existentes, obtenidos tras una laboriosa investigación”.  Sin embargo, con Yo Fui Presa de Franco, “la situación varío, ya no se trataba únicamente de narrar hechos ocurridos con mujeres presas. Que sí, pero con los datos obtenidos simulamos una trama, nos embutimos en la personalidad femenina y surgieron ciertas discrepancias. Después de alguna discusión relacionada con el final, llegamos al consenso. Todo hay que decirlo, cada uno teníamos una idea de cómo resolverlo. Después de un intercambio de propuestas aceptamos la que narramos”.

Fernando padre, es quizás más rudo en el lenguaje que Fernando hijo, capaz de suavizarlo. Fernando hijo, dispone de una capacidad de síntesis, de la que Fernando padre carece. Fernando hijo, es capaz de retener todo lo escrito en la memoria, mientras que Fernando padre necesita tiempo. Lo cierto es que “salvo pequeñas discrepancias, podemos escribir conjuntamente sin que existan controversias que no podamos resolver”, explica Fernando Cardero Elso.

El libro “Yo fui presa de Franco” recoge la historia de ciento de mujeres burgalesas encarceladas en la Guerra Civil. A través de un exhaustivo trabajo de investigación, donde se ha visitado el archivo de la Prisión Central de Burgos y consultado los expedientes procesales correspondientes a la antigua Cárcel Provincial de Burgos, se ha recuperado del olvido la vida de estas mujeres que sufrieron la represión franquista en Burgos, ya fuese por defender sus creencias o, simplemente, por ser madres, esposas o hijas de personas de izquierdas. De Fernando padre, puede decir, que desde hace muchos años estaba imbuido por conocer lo sucedido durante la guerra civil española y la posguerra. “Nací durante la guerra, mi familia pertenecía a la clase media y no tuvo ninguna implicación en la contienda, ni nunca se habló sobre el tema. Mi inquietud sobre la guerra civil viene de antiguo. Un profesor del Instituto llamado Pardo Casas nos explicó a unos pocos alumnos lo sucedido en Burgos en los primeros días del alzamiento, desde entonces surgió mi interés por conocer todo lo ocurrido. Sin embargo, el trabajo, la imposibilidad de poder acceder a consultar los expedientes, hizo que durante muchos años solo pudiese conocer hechos aislados. Recuerdo perfectamente como después de terminado el tajo, algunas personas de los pueblos donde trabajaba nos reuníamos en las bodegas y bajo la luz tenue de las velas o de algún candil de aceite, narraban lo sucedido en su pueblo o en los colindantes. Supe como llegaban los falangistas y se llevaban a gente, de la que nunca más se conocía su paradero, o como las mujeres volvían al pueblo después de varios años en el exilio. Hay sucesos que se clavan en el cerebro y nunca desaparecen, te persiguen y en algún momento te preguntas, y ¿por qué no lo investigo? Estaba clasificando las tierras en un pueblo de Burgos y al llegar a unas parcelas, un campesino me dijo, si no le parece mal desearíamos que estas dos tierras quedaran excluidas. Me sorprendió su propuesta, nada significaban, eran dos parcelas lejanas del pueblo, sin nada especial y pregunte el por qué. Se miraron entre si y el que llevaba la voz cantante, me dijo que, en ellas aparecían restos extraños. Otro de los presentes, fue más explícito. Grito ¡Aquí se encuentran los cuerpos de varias personas que fueron fusiladas! Años más tarde, se recuperaron varios cuerpos. Sentí un gran alivio. Todo este cúmulo de sucesos hizo que cuando dispuse de más tiempo me dedicará a investigar, aunque he de decir que nunca me dieron facilidades”.

Es difícil, por no decir imposible, realizar investigación por tu cuenta, deben ser los poderes públicos quienes lo hagan. Si se tarda en esta tarea, los documentos que se encuentran en prisiones, están en tan malas condiciones de conservación que acabarán desapareciendo y con ellos una parte de nuestra historia”, arguye Fernando, hijo, al hablarnos de la motivación que les llevó a adentrarse en este período tan concreto de la historia de Burgos, y tantas veces silenciado.

Con ello, este libro pretende recuperar la memoria olvidada de varios cientos de mujeres, que sufrieron la cara más amarga de la guerra civil, una guerra que nunca se tendría que haber producido, y que jamás quisieron vivir. Ellas, condenadas al indómito olvido, fueron víctimas del sufrieron, el dolor, la cárcel, el hambre, las violaciones, el terror, la tortura y, en muchos casos la muerte.

Estamos ante una cuestión de memoria histórica. De justicia y reparación. De la historia aprendemos y de la historia podemos seguir construyendo, y afianzando, nuestra joven democracia, aunque unos cuantos quieran silenciar nuestra historia más reciente, tornándola oscura y llena de sombras. De ahí, la importancia de desvelar y recuperar nuestra historia. “Es la tercera generación quienes reivindican lo sucedido con sus familiares. En la época que se podía haber conocido lo sucedido por los propios protagonistas, se produjo en España una ley del silencio, del miedo. Nadie quiso conocer lo sucedido. Los vencedores porque no les interesó que se conocieran los crímenes cometidos, los vencidos por miedo a las represalias. Pocos fueron capaces de contar a sus familiares lo que pasaron. Se ha escrito mucho sobre la guerra civil, pero poco sobre los sufrimientos, los fusilamientos, las cárceles, los campos de concentración, los penales, los campos de trabajo, sobre las mujeres verdaderas heroínas. Hay que tener en cuenta que muchos de los actuales dirigentes de la derecha, sus progenitores fueron falangistas o personas afines al régimen franquista y no interesa que estas cosas se conozcan. Quieren que se olvide, por ello, dejan sin partida presupuestaria a la Ley de la Memoria Histórica”, manifiesta Cardero Elso.

“Muchos estamentos son incapaces de condenar el franquismo. Quieren pasar página, olvidar lo sucedido; reconciliación, se equivocan, mientras exista un descendiente, intentará que no se olvide lo que le sucedió a su abuelo, a su tío, a un familiar. Dicen que, las guerras civiles se olvidan cuando han pasado cien años, aún quedan treinta”, concluyen ambos autores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s