La Agrupación de Familiares de Valdenoceda están buscando a las familias de presos, entre ellos, figura el alemán José Scheumgrab. Según los datos de que dispongo -tras un estudio para documentar el libro “El Penal de Valdenoceda”- fue detenido en el frente de Zaragoza, mientras luchaba contra las tropas de Franco, enrolado en la Brigadas Internacionales. El expediente refleja que había nacido en Munich, pero cuando se alistó residía en Estrasburgo. Sus padres se llamaban José y María.

Una vez detenido, se le puso a disposición del Juzgado Militar número 14 de Burgos. Junto con otro compañero fueron los dos únicos reclusos que intentaron evadirse del penal de Valdenoceda. José Scheumgrab fue abatido por tres disparos en el Alto de la Mazorra por un grupo de soldados que salieron en su persecución. Según el informe del médico titular de Valdivielso, Facundo Curiel, que realizó la autopsia, presentaba varias heridas de arma de fuego. En cuanto a sus pertenecias, tenía una cartera vieja en mal estado, conteniendo una cuchara propia de reclusos, dos cajas de cerillas, dos fotografías y un cartón de hilo.

Conocida la autopsia, el juez ordenó al enterrador del cementerio de Valdenoceda, Julián González, que procediese a enterrar el cadáver del finado José Scheaumgrab e indicase el punto donde se le dio tierra. Y así lo hizo con la siguiente descripción: “una fosa de un metro de profundidad por dos de longitud, el punto donde se depositó el cadáver se deslinda en la forma expuesta. Puerta derecha entrando hay una distancia hasta el punto de dicho cadáver de 16 metros y ochenta centímetros (16,80) de la pared de la iglesia, frente a la misma dirección existe una verja de hierro con una distancia a la sepultura de dos metros y treinta centímetros (2,30)”.

En el Registro Civil de la Merindad de Valdivielso figura que falleció el 24 de mayo en Valdenoceda a consecuencia de un traumatismo, como causa fundamental; y causa inmediata fractura de cráneo. El magistrado de la Audiencia Provincial y Secretario de Sala de la Territorial de Burgos, Antonio María Mena y San Millán, certificó en un Auto “Que dada la naturaleza del hecho procede, de conformidad con el dictamen del Ministerio Fiscal, a inhibirse a favor de la Jurisdicción de Guerra”.

Por otro lado, en una de las visitas que he realizado para conocer el penal de Valdenoceda, un lugar horrendo, siniestro y solitario, hablé con el ex alcalde del pueblo.  Éste me aseguró que fuera del cementerio hay dos tumbas. Este hecho hace pensar que en aquella época cruel, discriminatoria y cuantos adjetivos se puedan añadir, a las personas que se suicidaban no se les enterraba en cementerios católicos. En el libro “El Penal de Valdenoceda” se hace referencia a dos reclusos que se suicidaron; quizás sus cuerpos se encuentren en dichas tumbas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s