Hay veces que la informática gasta bromas extrañas; un escrito desaparece, porque, seguro, has olvidado guardar; o por otras causas a veces desconocidas. Eso debió suceder con un capítulo del libro “Yo fui presa de Franco”, dedicado a las mujeres del Valle de Mena (Burgos), reclusas en la prisión provincial de Burgos. No seríamos justos si no diéramos a conocer los nombres y las vicisitudes que padecieron durante su largo y penoso cautiverio.

Aquí está también nuestro homenaje a todas ellas.

Milagros Aresti Mantrana, residía en la localidad menor de Partearroyo, tenía cuando la detuvieron 34 años, estaba soltera y su trabajo, según su expediente procesal, se dedicaba a sus labores. Es detenida a raíz de la conquista por el general Dávila de la zona Norte de Burgos que había permanecido fiel a la República. Es juzgada en la causa sumarísima de urgencia núm. 9037/39, acusada de un delito de auxilio a la rebelión, siendo condenada a diez años de prisión mayor. Permanece presa hasta diciembre de 1940 que se la concede la libertad condicional.

Pilar Axpe López, de 22 años, de estado civil casada, con un hijo, dedicada a sus labores, con residencia en Ungo de Mena. Detenida a principios de 1938, pasa a disposición del gobernador civil quien la envía a la prisión provincial, donde se inicia su sumario que da lugar a la causa sumarísima de urgencia núm.9009/38. Acusada de un delito de excitación a la rebelión, es condenada a seis años de prisión. Recobra la libertad en febrero de 1940.

Florentina Campo Ruiz, natural de Burceña,

tenía 45 años cuando fue detenida, madre de 4 hijos, de profesión labradora. Es detenida el 22 de diciembre de 1937 por la guardia civil, que la pone a disposición del general jefe de la VI región, pasando después a disposición del gobernador civil de la provincia. Se abre el procedimiento previo con el núm. 1890/37, que da lugar a la causa sumarísima de urgencia núm. 352/38. Es juzgada por un tribunal militar en el Regimiento de Infantería San Marcial, juntamente con sus paisanas Emilia Robredo Campos y Aurelia Gil Partearroyo, acusadas las tres de un delito de auxilio a la rebelión. Es condenada a una pena de seis años. Permanece en prisión hasta el 9 de julio de 1938.

Pilar Campo Urruela, natural de Angulo de Mena, tenía 40 años cuando la detienen, estaba casada y era madre de 3 hijos, de profesión, según su expediente, labradora, de religión católica, nunca estuvo detenida. A raíz de los acontecimientos ocurridos en el Valle de Angulo, donde los vecinos se rebelaron contra las fuerzas rebeldes, hubo muchas detenciones cuando los nacionales conquistaron el Valle, entre ellos, se encontraba Pilar. Es trasladada a Burgos pasando a disposición militar, siendo encargado de elaborar su sumario, el capitán Juan José Martínez Redondo. Es juzgada por un tribunal militar en la causa núm.2080/38, siendo condenada a seis años acusada de un delito de excitación a la rebelión. Sin conocer los motivos en diciembre de 1938, es conducida la prisión de mujeres de Bilbao donde seguirá cumpliendo condena.

Ángela Echevarría Ruiz, natural de la entidad menor de Santecilla, de 26 años, soltera, de profesión sus labores. Es detenida el día 30 de noviembre de 1937 por la guardia civil y trasladada a Burgos, pasando a disposición del gobernador civil de la provincia, el general Almagro. Posteriormente, el delegado de orden público, José de la Gándara, la envía a la prisión provincial en calidad de detenida, junto a su hermana menor, María Nieves, de 21 años soltera, de profesión estudiante, detenida en El Berrón. Se las abre el correspondiente sumario, que da lugar a la causa sumarísima de urgencia núm.1780/37. Ambas son acusadas de un delito de excitación a la rebelión, siendo condenadas, según el artículo 237 del Código de Justicia Militar vigente a la pena de seis años. Permanecen en prisión hasta el 5 de enero de 1939 que se las concede la libertad condicional.

Florencia Echevarría Zatarain. Residía cuando la detuvieron en Ungo de Mena, y allí fue detenida el día 4 de agosto de 1938. Tenía 38 años y estaba casada. No consta en su expediente procesal que tuviera hijos. Es detenida junto a otras vecinas de la misma localidad al ser conquistada por el general rebelde Dávila la zona roja norte que se había mantenido fiel a la República. La guardia civil la traslada a Burgos, pasando a disposición del tribunal de Orden Público, que se encontraba en la calle San Carlos de la capital. Es enviada a la prisión provincial y se inician los procedimientos judiciales en la causa núm.2185/38 en el juzgado militar núm.7 de Burgos, dando lugar a la causa sumarísima de urgencia 9009/38. Es juzgada por un tribunal militar que se constituyó en el Regimiento de San Marcial, por el delito de excitación a la rebelión, siendo condenada a la pena de seis años. Recobró la libertad condicional el 26 de abril de 1939.

Aurelia Gil Partearroyo, natural de Taranco de Mena, de 42 años, casada, no consta que tuviera descendencia en su expediente procesal, de religión católica, de profesión labradora. Es detenida por la guardia civil el día 22 de noviembre de 1937. Es conducida a Burgos, pasando a disposición del juzgado militar, que la envía a la prisión provincial. Es juzgada por un tribunal militar que la acusa de auxilio a la rebelión siendo condenada, según el artículo 237 y siguientes del Código de Justicia Militar vigente, a la pena de doce años de prisión. Antes de cumplir la condena en la prisión de Burgos, fue trasladada a la prisión de mujeres de Bilbao.

Sabina Gordón Ortiz, natural de Villanueva, núm. 436/38. Es juzgada de la causa sumarísima de urgencia por un tribunal militar que la acusa de un delito de rebelión siendo condenada a 12 años de prisión.

Sin Mena, de 63 años, viuda con cuatro hijos, de profesión, según el expediente procesal. las labores del hogar, del cultivo de las tierras y del cuidado de los animales. Es detenida por fuerzas del orden en la calle, el día 16 de junio de 1938. El capitán juez Fernández Vaquero es el encargo de elaborar el sumario. Es trasladada a la cárcel de Tarragona.

Carolina Rivero Ruiz, natural de Covides, casada, 48 años y con nueve hijos, de profesión labradora. Ingresa en la prisión provincial de Burgos el 13 de noviembre de 1938, conducida por guardias civiles, procedente de la prisión de Bilbao. Pasa a disposición del juzgado militar núm.4 de la capital. El 19 de enero de 1939, es juzgada en Consejo de Guerra por un tribunal militar en la causa sumarísima de urgencia núm.15807/38, siendo condenada por un delito de adhesión a la rebelión a seis años de prisión. El 27 de marzo es trasladada a la cárcel de Tarragona, donde continuará cumpliendo la condena impuesta.

Emilia Robredo Campo, natural de Burceña de Mena, de 57 años de edad, casada y madre de tres hijos, de profesión labradora. Es detenida por miembros de la guardia civil el 22 de noviembre de 1937, que la conducen a la capital, quedando a disposición del general jefe de la VI región militar, pasando a depender del gobernador civil de la provincia el general Dávila. Se la abren diligencias previas núm. 1890/37 junto a Aurelia Gil, Estas diligencias dan paso a la causa sumarísima de urgencia núm.352/38. El tribunal militar que la juzga no aprecia delito y sobresee la causa. Queda en libertad el 11 de julio de 1938.

Laudelina Moreno Ortiz, natural de Villasana de Mena, 58 años de edad, casada, madre de dos hijos, de profesión, según el expediente procesal, sus labores. Detenida por miembros de la guardia civil el día 15 de agosto de1937. Termina en la cárcel de Bilbao. Desde esta prisión es trasladada a la prisión provincial de Burgos por guardias civiles, pasando a disposición del delegado de orden público. Al no encontrar motivos para su encarcelamiento es puesta en libertad el 4 de octubre de 1938.

Carmen Vivanco Muga. Natural de Villanueva de Mena, de 56 años, casada con cuatro hijos, de profesión labradora. El 7 de julio de 1938 ingresa en la prisión provincial de Burgos procedente de la cárcel de mujeres de Bilbao En diciembre de 1938 es juzgada por un consejo de guerra en la causa sumarísima de urgencia núm.2436/38, siendo defendida por el alférez provisional don Ruperto Martínez. Fue condenada por un delito de auxilio a la rebelión a seis años de prisión según el artículo 237 y siguientes del Código de Justicia Militar.

Anuncios

Un comentario en “No olvidamos a las mujeres del Valle de Mena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s