No olvidamos a las mujeres del Valle de Mena

Hay veces que la informática gasta bromas extrañas; un escrito desaparece, porque, seguro, has olvidado guardar; o por otras causas a veces desconocidas. Eso debió suceder con un capítulo del libro “Yo fui presa de Franco”, dedicado a las mujeres del Valle de Mena (Burgos), reclusas en la prisión provincial de Burgos. No seríamos justos si no diéramos a conocer los nombres y las vicisitudes que padecieron durante su largo y penoso cautiverio.

Aquí está también nuestro homenaje a todas ellas.

Milagros Aresti Mantrana, residía en la localidad menor de Partearroyo, tenía cuando la detuvieron 34 años, estaba soltera y su trabajo, según su expediente procesal, se dedicaba a sus labores. Es detenida a raíz de la conquista por el general Dávila de la zona Norte de Burgos que había permanecido fiel a la República. Es juzgada en la causa sumarísima de urgencia núm. 9037/39, acusada de un delito de auxilio a la rebelión, siendo condenada a diez años de prisión mayor. Permanece presa hasta diciembre de 1940 que se la concede la libertad condicional.

Pilar Axpe López, de 22 años, de estado civil casada, con un hijo, dedicada a sus labores, con residencia en Ungo de Mena. Detenida a principios de 1938, pasa a disposición del gobernador civil quien la envía a la prisión provincial, donde se inicia su sumario que da lugar a la causa sumarísima de urgencia núm.9009/38. Acusada de un delito de excitación a la rebelión, es condenada a seis años de prisión. Recobra la libertad en febrero de 1940.

Florentina Campo Ruiz, natural de Burceña, Más información

Biblioteca antifranquista

Uno de los libros escritos por Fernando Cardero Azofra y por Fernando Cardero Elso, “El penal de Valdenoceda”, ha sido incluido en la biblioteca antifranquista por la Memoria Histórica. Se trata de una recopilación realizada por el blog “Crónicas a pie de fosa”, en la que incluyen una selección de libros que les parecen imprescindibles para conocer aspectos distintos de la Guerra Civil, de la represión franquista y de la Memoria Histórica. Ofrecen, junto al nombre de la obra, un pequeño resumen del contenido.

“El penal de Valdenoceda” es un trabajo de investigación, tras el cual, podemos conocer cómo fue la vida de los prisioneros en la cárcel franquista desde su apertura en 1938 hasta su clausura en 1945. A lo largo de 51 capítulos, cuenta la historia de los prisioneros y lo hace a través de uno de los presos que allí mal vivió, ya que las condiciones eran infrahumanas. Más de 3.000 reclusos fueron encerrados en el penal burgalés durante los siete años que estuvo abierto.

Esperamos que “Yo fui presa de Franco” pueda formar parte también de esta biblioteca antifranquista.

Exhumación Valdenoceda busca a 31 familias

En Valdenoceda hubo 154 muertos de hambre y frío. Se han exhumado 116 cuerpos y se han localizado a 123 familias descendientes. Se han identificado 55 restos. Ahora Exhumación Valdenoceda busca a 31 familias de presos de Valdenoceda. Desde este blog intentamos echar una pequeña mano publicando los nombres de los represaliados.

 

1.- Arrojo García, Esteban, de Hervás (cáceres), vecino de Cáceres

Murió el 11 de noviembre de 1938. Era soltero. Hijo de Jerónimo y Paula.

2.- Bovea Domínguez, José, de Almassora (Castellón)

Estaba casado con Amparo, de la que no tenemos sus apellidos, dato éste importante para poder localizar a sus hijos. Era hijo de Antonio Bovea (o Borea) y de Antonia Domínguez. Murió en la cárcel de Valdenoceda un día indeterminado de abril de 1943 (no es legible la fecha en su parte de defunción).

3.- Calvente Carrasco, Domingo, de Benalauria, Málaga

Murió en la cárcel de Valdenoceda el 8 de noviembre de 1938. Se da la circunstancia de que Domingo es el primer muerto de la prisión de Valdenoceda y los investigadores creen que pudo ser enterrado en el cementerio viejo de la localidad. Su cuerpo, por esta circunstancia, no podrá ser recuperado, pero al menos la familia puede tener un lugar para velar los restos de su ancestro si lo desea.

4.- Carricondo Pardo, Juan Miguel, de Oria (Almeria), vecino de Chirivel (Almería)

Estaba casado con Gregoria Carricondo Pardo. Era hijo de Miguel Carricondo. Detenido el 13 de noviembre de 1939, preso en Guadix (Granada) y trasladado a la prisión de Valdenoceda, donde murió en Valdenoceda el 26 de diciembre de 1941.

5.- Castillo Martín, Lorenzo, de Gargantiel, Ciudad Real

Murió el 22 de junio de 1941. Estaba casado, aunque no tenemos datos de su mujer ni sus hijos. Era hijo de Valentina y Cipriano.

Más información

Gracias

Desde este blog nos gustaría dar las gracias al Instituto Castellano y Leonés de la Lengua por dedicar en el boletín de diciembre una página a nuestro libro “Yo fui presa de Franco”. La reseña está hecha con mucho cariño y en la misma queda reflejado el espíritu de la obra. También hay pinceladas sobre el día de la presentación en el Palacio de la isla de Burgos, donde los autores estuvimos acompañados por el vicerrector de Estudiantes y Extensión Universitaria de la Universidad de Burgos, René Jesús Payo. A él también le queremos agradecer su presencia y el entusiasmo mostrado en la presentación, junto con el rigor a la hora de hablar de “Yo fui presa de Franco”.

Compartimos el enlace del boletín del Ilcyl.

http://www.ilcyl.com/boletin/

 

 

Me permiten una reflexión

Como uno de los autores de “Yo fui presa de Franco” he sacado unas cuantas reflexiones. No llego a entender cómo en la provincia de Burgos, donde no existió ningún frente de guerra, con la excepción de la parte que linda con Vizcaya, pudo existir tanta represión, donde encarcelaron a más de 280 mujeres, sin contar lo que, sin duda, existió, pero que no ha quedado reflejado, como fueron los fusilamientos en diferentes localidades burgalesas.

Otra reflexión es lo que debieron de sufrir, no solo durante la detención en sus propios pueblos, donde fueron vilipendiadas, maltratadas y, en ocasiones, violadas. Todas ellas sufrieron en su dignidad al raparles el cabello al cero y hacerlas ingerir aceite de ricino, además de ser paseadas por su pueblo, entre sus propios vecinos, que se burlaban al son de la música que las acompañaban en el recorrido diario por las calles del pueblo.

El sufrimiento siguió al llegar a la prisión provincial de Burgos. Permítanme un inciso; -paradojas de la vida, hoy este centro de horror y muerte se ha convertido en un teatro-. Continuo para relatarles que en este horrendo lugar pasaron muchos días, años… en medio del horror, del miedo; con falta de salud, de higiene; entre lloros, blasfemias, voces entrecortadas, sollozos, toses. Todos estos sufrimientos los pasaron simplemente por pensar diferente, por defender a sus seres queridos o por encontrarse ese día en el lugar equivocado.

Los sufrimientos no acabaron con la obtención de la libertad condicional. Sus pesadillas continuaron durante años, algunas no pudieron volver a sus lugares y fueron desterradas a cientos de kilómetros de su lugar de residencia. Otras no tuvieron fuerzas para volver, malvivieron, trabajaron en lo que pudieron y siempre fueron vistas como “las rojas”. Término despectivo con el que se referían a las personas malas, de ideas disolventes.

Las mujeres que volvieron a sus lugares de residencia tampoco lo tuvieron fácil; se encontraron sin nada, les habían requisado por la Ley de Responsabilidades Políticas, promulgada por el gobierno franquista, todas sus pertenencias: la casa, las tierras, el ganado… todo se lo quedó el Estado. Sus vidas fueron un infierno y los culpables de ello nunca pagaron sus crímenes, sino que gozaron y obtuvieron prebendas.

Pero llegará el día en el que se revisarán las condenas y se devolverá el honor y la dignidad a estas mujeres que lucharon por defender el orden institucional y la libertad.

 

Fernando Cardero Azofra

 

127 mujeres presas de Franco

En el libro “Yo fui presa de Franco” se cuenta la historia de 127 mujeres a las que se les privó de libertad durante el régimen franquista. Este libro es un homenaje para todas ellas. Se intentó ocultar su vida, se permitió que viviesen estigmatizadas por las gentes de su entorno, se les condenó, además de a la privación de libertad durante muchos años, al obligado anonimato en el tiempo en que perduró la dictadura; después, también.

Era necesario sacar a luz sus vidas, sus luchas, sus pensamientos, sus ideas… En definitiva, poner nombre y apellido a 127 personas que las circunstancias abocaron a tener una existencia muy dura de la que nadie quiso dar cuenta, pero que merece, además de una reflexión por parte de toda la sociedad, un reconocimiento. “Yo fui presa de Franco” lo ha querido intentar. Aquí están los nombres y apellidos de estas 127 mujeres valientes:

Sergia Izquierdo García

Natalia Quecedo Barcina

Carmen Izquierdo

Rosario Martínez García

Luisa Saiz Maza

Nieves Corral Losa

Julia Zuazu Raya

Dolores Portillo López

Judit Porres Ruiz

Paulina Martínez Unceta

Clara Hernández Ruiz

Pilar Acevedo Ezcurra

Inés Herránz Ruiz

Carmen Fernández Tamayo

Carmen del Val Cantera

Sebastiana Alonso Tortajada

Más información

De Asturias a Tarragona

2016 se inicia con varios eventos dedicados a la Memoria Histórica. El más cercano en el tiempo tendrá lugar en Asturias a la par que en Tarragona nace mañana, de forma oficial, una nueva entidad dedicada a la recuperación de la Memoria Histórica. Paso a paso la historia no quedará oculta y se irá destapando para que, como objetivo principal, no se vuelva a repetir.

 

La asociación 13 Rosas Asturias acoge una exposición del fotógrafo Eloy Alonso, bajo el título ‘Las fosas del olvido’ que puede visitarse en la biblioteca de Asturias Ramón Pérez de Ayala.

Además este colectivo dará varias conferencias; la primera tendrá lugar el viernes 15 de enero, a las 12 horas, y versará sobre la arquitectura urbana y fortificaciones militares en el cerco de Oviedo. La segunda de las charlas será el sábado 16, a las 18 horas, y en ella se hablará sobre la represión franquista y la fosa común del cementerio de San Salvador.

 

Tarragona conmemora este año el 80º aniversario del inicio de la Guerra Civil española. Diferentes entidades de la ciudad catalana llevan desde el año 2009 uniendo fuerzas para recuperar la memoria histórica del país, y en especial, de Tarragona. Una de ellas es Forum de Tarragona per la Memòria que se presentará oficialmente mañana jueves, 14 de enero.

La nueva entidad llevará a cabo el sábado, 16 de enero, dentro del programa de la conmemoración, una visita guiada por los lugares más destacados de la represión franquista en la ciudad de Tarragona. La cita será a las 11 horas en la puerta principal del cementerio. El Fòrum de Tarragona per la Memòria sigue reivindicando que se señalicen estos puntos con unos plafones informativos.

Por su lado, el Arxiu del Port de Tarragona ofrecerá dos actividades: una conferencia sobre la defensa de la costa en Catalunya durante la Guerra Civil, impartida por el historiador Adrià Cabezas, y una visita guiada por los espacios de la Guerra Civil en el Port de Tarragona, a cargo del profesor Magí Aloguín.

Desde el Departament d’Ensenyament, se ha impulsado también un programa dirigido a los alumnos de 4º de la ESO y de Bachillerato, para que conozcan el conflicto a través de las calles de su ciudad. El programa cuenta con las visitas al refugio antiaéreo, a la antigua Audiencia y a la prisión.

La Biblioteca Pública de Tarragona  quiere resaltar la parte más humana de la Guerra Civil española a través de las memorias y de los dietarios de los soldados. El martes, 26 de enero, se llevará cabo un taller sobre estas memorias de guerra, y el jueves 28, una conferencia a cargo del historiador Eugeni Perea.

 

 

 

Carmen

Carmen es una de las mujeres protagonistas en “Yo fui presa de Franco”. A través de ella conoceremos los nombres, las vivencias, las historias y los acontecimientos que sufrieron un buen número de mujeres olvidadas y anónimas.

En 1934, Carmen tenía 20 años y trabajaba en Madrid como ayudante de fotografía. Esta actividad le permitía tener acceso libre al Congreso de los Diputados y podía escuchar los debates que en la Cámara tenían lugar. Su vida era placentera, con un trabajo estable, ganaba dinero para vivir y era feliz.

Sin embargo, su mala suerte fue que se fijara en ella un falangista. Carmen nunca le tomó en consideración, no le gustaba en absoluto; es más, le producía animadversión. Esta actitud le costó seis años de cárcel. Su detención se produjo en Burgos, en casa de sus abuelos, cuando Carmen pasaba unas vacaciones en la ciudad castellana. Mientras se vestía para “acompañar” a los falangistas -encabezados por el pretendiente-, Carmen no paraba de preguntarse; ¿será posible que aquel individuo fuera tan mezquino como para detenerme por haberle rechazado? Sí lo fue y, además, fue capaz de acusarla de pertenecer al sindicato de mujeres rojas. Acusación que le llevó a la cárcel provincial de la calle Santa Águeda de Burgos, tras varios días de confinamiento y torturas.

En “Yo fui presa de Franco”, Carmen es una mujer esbelta a pesar de los años; los sufrimientos se notan en los rasgos duros de su rostro anguloso, surcado por varias arrugas debajo de sus ojos verdes. Conserva rasgos de haber sido una mujer muy guapa, alta y morena, con algunos cabellos blancos que resaltan su personalidad.

“Bien, basta por hoy. Como habrás intuido, mi intención es narrarte las historias de muchas mujeres, incluida la mía, que fuimos encarceladas por tener pensamientos distintos al régimen”.